Acaba de ocurrir un accidente automovilístico  y es normal preguntarse qué hacer después de un choque. Así que lo más importante es tranquilizarse, tomarse unos minutos para relajarse y controlar que estés bien y los otros pasajeros también. Cuando estés seguro de estar bien y que los demás que viajan contigo se encuentran  bien, baja del vehículo y verifica que el otro conductor tampoco tenga daños.

Luego pídele su nombre, sus documentos y empieza a buscar los tuyos.

Pero antes de empezar a gestionar este asunto tiene que llamar inmediatamente a tu seguro. Ellos se encargarán de gestionar el pago de los daños, apoyarte en la parte legal si necesitas cualquier asesoría y mover los coches dañados.

De todas formas, aunque espere que lleguen los responsables de tu seguro, tómale una foto al otro vehículo y a su placa. Es relevante que se reconozca el modelo y el color. Eso hazlo cuanto antes. Aún no sabes cómo reaccionará el otro conductor.

Si el seguro te pidió no mover la unidad, pero las autoridades te indican que sí lo hagas, toma también fotos de la calle, de donde exactamente ocurrió, apunta la hora en que sucedió y la hora en que lo moviste, porque así de esta forma puedes notar los cambios ocurridos durante este tiempo. Si hay otras personas que se pararon para ayudarte, pídele su número de teléfono, no sabes si necesitarás el apoyo de algún testigo para que valide tu descripción de los hechos.

Prepara tus documentos y espera que lleguen los encargados enviados por tu seguro. Cuando lleguen cuéntale los sucesos tal como sucedieron, intenta no olvidar ningún detalle aunque te parezca superficial.

¿Y si el  otro vehículo se da a la “fuga”?

Es muy importante que anotes la mayor cantidad de datos del auto que te chocó, sobre todo las placas y la marca y el color del auto. Un accidente siempre afecta nuestro estado de ánimo pero lo primero que tienes que hacer es recordar registrar estos detalles, sino luego no podrás denunciar el accidente y recuperar el dinero de los daños provocados a tu coche.

Recuerda no intentar perseguir al otro auto, aunque tu instinto te diga que sí.

Avisa si puedes a las autoridades y llama de inmediato a tu seguro para que te asesore.

Estaciónate en un lugar donde no estorbes la circulación y espera que lleguen los profesionales.

 

Te invitamos a visitar FIU.MX la tienda de seguros online ¡Entra aquí!