No podemos manejar el clima pero sí podemos adaptar nuestra manera de manear a él, para que cada viaje, desde el más pequeño sea siempre seguro.

Claro, si la lluvia está muy fuerte es mejor pararse y esperar que disminuya. A veces tenemos prisa, pero cuando llueve fuerte todo se retrasa así que no te preocupes, mejor espérate unos minutos y luego arrancas de nuevo.

En cuanto empiecen a caer las primeras gotas, baja la velocidad sobre todo en vías rápidas como rutas y autopistas.

Intenta cuidar mucho tus movimientos, nada de maniobras bruscas, no frenes de golpe ni muevas rápidamente el volante.

Aumenta la distancia de frenado. Para cualquier tipo de inconvenientes es mejor tener más espacio entre tu coche y los demás coches para poder reaccionar correctamente. Recuerda que también la visibilidad disminuye con la lluvia.

Ver y ser visto es una de las principales precauciones que puedes tomar. Así que revisa que las luces de tu auto estén funcionando perfectamente. Y si empieza a llover fuerte enciende la luz de lluvia trasera y los faros auxiliares delanteros. Pero cuidado con las luces altas, esas no dejan ver bien, mejor déjalas apagadas.

Algo también muy importante es la revisión de las llantas. Tiene que mantener siempre tus neumáticos en perfecto estado.

Mantener los neumáticos con la presión de inflado correspondiente y recordar que el límite mínimo en la profundidad de las ranuras es de 1,6 mm. De todos modos trata de cambiarlos antes de llegar a este límite. Hay llantas específicas para la lluvia pero si no puedes asumir este gasto, solo revísalas de continuo, así como todo el sistema de frenos.

Y por último si necesitas hacer un viaje largo, lo mejor es hacer una revisión completa al coche. Es muy divertido viajar encoche y además puedes disfrutar del paisaje durante todo el trayecto. Pero para sentirte cómodo y tranquilo, mejor acércate a tu mecánico de confianza y coméntale que sales de viaje, para que revise bien el coche y te dé su visto bueno.

Y no olvides llevar tu llanta de refacción siempre contigo, revisa que esté en perfecta condición y si sabes cambiarla sería un plus. Sino no te preocupes llama a tu aseguradora que te apoyará a solucionar este pequeño inconveniente.

¡Y ahora sí, disfruta tu viaje en auto!