En el Blog de FIU te vamos a dar unos tips para que puedas saber si te es rentable comprar o no un carro en este momento de tu vida.

Hay que verlo de esta manera: comprar un carro hasta cierto punto puede ser un lujo más que una necesidad, ya que conforme va pasando el tiempo el automóvil se va devaluando más y más. Por lo general para comprar un carro la primera opción es sacar un crédito lo que esto significa endeudarse.

Los créditos de auto pueden ir de los 12 meses hasta los 60 meses. Estos créditos por lo general tienen un interés por el plazo que lo solicites así que tienes que hacer cuentas cuanto más vas a pagar del valor original del carro.

Otro factor a considerar y primordial es la gasolina. Tendrás que ver cuántos litros de gasolina gastas en una semana y ver cuánto es al mes ya que puede representar un gasto fuerte al mes si recorres distancias muy largas o te la pasas mucho tiempo en el tráfico.

El seguro del auto por ley en algunos estados de México ya es obligatorio, para poder circular tienes que contar con seguro y su precio puede variar dependiendo de la cobertura que elijas. La más cara es la amplia plus y la más barata es la de responsabilidad social. Nosotros te recomendamos traer la amplia ya que te cubre de todo. Este gasto lo tienes que considerar al momento de comprar un auto y ver si puedes solventarlo año contra año.

El mantenimiento del automóvil, lo tienes que hacer cada 10 mil Kilómetros. Los primeros servicios en algunos casos te los suelen dar gratis y por lo general son los más económicos, pero como va pasando el tiempo y le vas metiendo más kilometraje a tu carro, los servicios empiezan a subir de precio cada vez más.

Los frenos de tu carro, los debes revisar cada 15 a 20 mil kilómetros. Por lo general cuando realizas este servicio te incluyen el cambio de pastillas y bandas. El costo va a depender del modelo de tu automóvil.

Las llantas tu carro se gastan por el uso así que pronto vas a necesitar nuevas llantas. Necesitarás cambiarlas cada 50 mil kilómetros o cada 60 mil kilómetros, depende del tipo de llanta que traigas. Este gasto hay que considerarlo ya que muchas veces no suelen ser baratas.

Así que antes de plantearte comprar un auto nuevo te recomendamos tomar en cuenta estos puntos para que hagas tus cuentas de mejor manera.