Como todas las festividades, hay elementos típicos que caracterizan los días de fiesta; simbolizan el acercarse de estos días mágicos, nos hacen entrar paulatinamente en el “mood” de fiesta y nos hacen emocionar.

Como los adornos rojos y el sonido de los villancicos en Navidad, así el Día de Muertos lleva consigo muchos símbolos, elementos, olores y colores típicos de esta temporada.

Por eso quisimos analizar lo que para nosotros nos recuerda el acercarse de este día tan especial.

Ofrendas

Cuando se acerca el Día de Muertos empiezas a ver por las calles, en las tiendas, en los hogares de todos los mexicanos unas hermosas ofrendas dedicadas a los difuntos que se fueron. La creencia popular dice que las almas de los seres queridos regresan del mundo de los cielos durante el Día de Muertos.

Por esta razón es muy importante recibir al difunto con todo lo que más le gustó en vida, su comida y bebida favorita. Tampoco faltan las fotografías de los difuntos y las típicas flores naranjas de cempasúchil.

La catrina

En México se percibe a la muerte de una manera muy peculiar: los mexicanos intentamos “reírnos” de la muerte. Por eso nació la famosa “Catrina”: una calavera popularizada por el grabador y caricaturista José Guadalupe Posadas. También el vestido típico de la Catrina no es casual, es una vestimenta de una dama de la alta sociedad, para demostrar que la muerte es algo que no excluye a nadie, es presente en todos los estratos sociales.

El pan de muerto

Eso sí que no puede faltar: el pan de muertos. Está delicioso y los hay de diferentes estilos y formas. El más popular es redondo, cubierto de azúcar blanca o roja, con tiras que simulan huesitos.

Y para terminar este post algunas curiosidades…

Se dice que el azúcar rojo, utilizado a veces para recubrir el pan de muerto, fue idea de los colonizadores españoles para disuadir a los indígenas y hacerlos renunciar a sacrificar personas en honor a sus dioses.

En algunas regiones de Michoacán, los niños son los responsables de velar en los cementerios durante el día primero de noviembre.

El popular “trick-or-treat”, utilizado por los niños estadounidenses durante el día de Halloween, fue adaptado en México con la frase: “¿me da mi calaverita?”.

Algunos de los sitios más interesantes para visitar durante este día son Janitzio, Mixquic y Xochimilco.

Así que, a disfrutar esta temporada, una de las más especiales de nuestro país.